Colegio Misioneras Cruzadas de la Iglesia, último día de meditación

Último día de meditación.

Foto de grupo de la Clase

Khenpo se despide hoy de los alumnos y profesores del Colegio Misioneras Cruzadas de la Iglesia. Estará fuera unos meses y este viernes es el último día de meditación de este curso, práctica en la que han ido participando casi todos los niños del centro.

Los niños de 2º de Eso le están esperando. Es el curso que más ha practicado con él y también con su profesor, Carlos, por lo que ya son capaces de llevar su atención a la respiración y quedarse en ella pero hoy practicamos contando las respiraciones desde uno hasta diez y volviendo atrás. Quien pierde la atención no podrá continuar contando las respiraciones y tiene que volver a empezar desde el uno. Partimos del cero, de donde proceden todos los números, y volvemos al cero. Sin cero no hay números, es la base, al igual que ocurre en nuestra mente en la que hay un estado base sin pensamientos ni emociones, como el cero, como el espacio, donde hay tranquilidad, amplitud, equilibrio y quietud. Desde esta base surgen los pensamientos y las emociones, al igual que desde el cero surgen los números. Cuando llegamos al nivel cero no hay pensamientos, ni ira, ni gritos, ni enfado, sólo tranquilidad.

Mientras Khenpo va dando las explicaciones pregunta si lo comprenden porque, dice, su español no avanza mucho ya que no tiene profesor y está buscando. ¿Alguien quiere ser mi profesor de español? Casi todos levantan la mano.

Después meditamos. Limpiamos la respiración para sentirnos más ligeros y frescos, relajamos cuerpo y mente, nos concentramos inspirando y exhalando en paz, contamos respiraciones desde la base del 0 hasta el 10 y volvemos al 0, al estado de la mente como el espacio.

Todos preguntan por qué no seguirá yendo los viernes y Khenpo les explica que tiene que ir a otros países y otros lugares, quieren saber dónde irá y que hará en estos meses de ausencia: Barcelona, Francia, Italia, Alemania…. Pero dice que le gusta mucho estar en Málaga. Volverán a encontrarse en octubre y seguirán practicando y aprendiendo juntos. Como despedida un abrazo gigante y una foto de recuerdo de lo vivido en este curso.

Foto y abrazo que se repite luego con los pequeños de 2º de primaria. Antes de eso diez minutos de meditación: el aire entra en paz, el aire sale en paz, cuando entra recibimos paz, cuando sale compartimos paz y amor, uno, dos, tres… y luego nos quedamos en silencio, sin preocupaciones, sin pensamientos. Cuentan que están muy tranquilos y relajados y preguntan a Khenpo cómo se siente él: “muy feliz”, dice, “me gusta mucho meditar con vosotros”. Un pequeño pregunta “¿por qué no vienes mañana?

Otro abrazo más al despedirnos de Manolo, educador del centro y un afectuoso hasta pronto en la portería, donde la hermana Ederlinda nos despide un día más con su cálida sonrisa.

Colegio Misioneras Cruzadas de la Iglesia, último día de meditación
5 (100%) 4 votos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: