El budismo y la escuela Kagyu

El budismo es el verdadero y correcto método que nos lleva a la más alta y profunda sabiduría despierta, lo único capaz de reconocer la verdadera naturaleza de los fenómenos. Su base es la ética moral; su método, la meditación de samadhi; y su visión correcta, la sabiduría.
Proveniente de la India, el budismo penetró en el Tíbet a partir del siglo VII y estuvo completamente enraizado en el siglo VIII, cuando se convirtió en el depositario de un conjunto de enseñanzas y de técnicas de meditación que cubren la totalidad del pensamiento budista.

Lama Khenpo Ngedön es miembro de la escuela kagyupa, que fue iniciada en el siglo XII por Gampopa, quien había tenido como maestro al gran yogui Milarepa.
La escuela Kagyu se caracteriza por la importancia que da, desde el principio, a la práctica meditativa, sin menospreciar la importancia de las enseñanzas escritas.

Esta escuela está compuesta, a su vez, por tres linajes: el primero se conoce como el linaje profundo, que va del Buda a Manjushri y de éste a Nagarjuna; el segundo, como el linaje extenso y va del Buda a Maitreya y de éste a Asanga; y el tercero, como el linaje de las instrucciones-clave, que va del Buda principal y llega a Saraha y Naropa.

La escuela Karma Kagyu heredó dos corrientes muy importantes de meditación: los Seis Yogas de Naropa, prácticas poderosas que trabajan con energías interiores, y el Mahamudra, o el gran sello (o unión) entre la luminosidad de la mente y la vacuidad de sus construcciones, la meditación más alta y un rasgo exclusivo de la tradición Karma Kagyu. Actualmente esta escuela está dirigida por el 17º Gyalwa Karmapa, Trinley Thaye Dorje.

17º Gyalwa Karmapa, Trinley Thaye Dorje.
El budismo y la escuela Kagyu
Puntuar artículo