Experiencia Retiro de Meditación en la Respiración 2017

El pasado jueves 13 de abril, dio comienzo el segundo retiro de silencio organizado por la Asociación Amistad en Armonía, y guiado por el maestro Lama Khenpo Ngedon.

El Retiro de Meditación en la Respiración en Silencio, que se desarrolló a lo largo de cuatro días, tuvo lugar en Las Contadoras, un hermoso espacio situado en El Parque Natural de los Montes de Málaga. Adaptado para personas con diversidad funcional, es conocido como Aula de la Naturaleza de la Junta de Andalucía.

El enclave, en plena naturaleza, a unos treinta minutos de Málaga capital, se convierte en el lugar idóneo para la práctica del silencio y la meditación.

El primer día de retiro daba comienzo a las 6pm, aunque la llegada de los participantes, un total de 32 personas de distinta procedencia, tanto de la comunidad andaluza cómo de otras comunidades (Madrid, Cantabria, Murcia, Alicante, etc.), se fue dando de forma escalonada a lo largo de toda la tarde. A la entrada del recinto, lugar en el que se respira paz nada más cruzar sus puertas, nos esperaba el maestro Lama Khenpo para recibirnos y darnos la bienvenida de forma personal e individualizada.

Tras la recepción y distribución de habitaciones que gestionó la organización de la asociación, un equipo humano bien compenetrado, se dio paso a la cena, en la que, aún con posibilidad de comunicación verbal entre los asistentes, pudimos degustar una deliciosa sopa de verduras al estilo hindú, además de otros manjares, que, cómo el resto de días, han sido otra de las joyas de este retiro que estaba a punto de comenzar.

A las 8:30 pm y ya en la sala de meditación, un espacio amplio y luminoso que se convertiría en nuestro lugar de trabajo durante estos cuatro e intensos días, dio comienzo el retiro de silencio. Con una bienvenida grupal por parte del maestro Lama Khenpo, y una introducción al retiro, de forma concisa, sugerente y en la que no faltó el sentido del humor, comenzamos nuestro compromiso de silencio que no romperemos hasta el último día.

Viernes 14 de Abril, 6:50 am. El sonido del Gong de nuestro maestro nos avisa del comienzo de la que será nuestra primera meditación del día y del retiro. Para una parte de los asistentes, una práctica habitual en su día a día; para otra, una primera vez, con la incertidumbre, la emoción, la sorpresa y los nervios, que, casi siempre, provoca una primera vez. Y de manera muy especial, nos gustaría destacar la asistencia de Carmen, una de las compañeras, que, a pesar de sus limitaciones físicas, se desplazó desde Sevilla para participar en este retiro de silencio, con el coraje, el tesón y un sentido del humor que sólo derrochan las personas valientes.

En esta primera meditación, siempre antes del desayuno, como aconseja el maestro, practicamos la técnica de purificación a través de la respiración, conocida como Pranayama.

Entramos ya en la meditación, y como en todas y cada una de ellas, recitamos al inicio y final de la misma, la plegaria de “Los cuatro inconmensurables”, deseando la paz y la felicidad para todos los seres del universo.

Antes de dar paso a la segunda meditación de la mañana, recibimos la primera enseñanza del maestro. En ella nos habló, en primer lugar, de las posiciones adecuadas para la meditación en la respiración, insistiendo sobre todo en la importancia de mantener la espalda recta, ya sea sentados en el suelo o en la silla. El maestro nos garantiza que con la práctica diaria de 15 o 20 minutos, obtenemos resultados visibles.

El enfoque de nuestra atención en la respiración, con confianza, determinación, conciencia, satisfacción y paciencia, es la clave fundamental en este tipo de meditación y la base para todos los tipos de meditaciones.

En las enseñanzas de la tarde, el maestro nos habló de los cinco obstáculos en la meditación: pereza, olvido, letargo, distracción (agitación mental) y no aplicarse. Para facilitarnos la comprensión dichos conceptos, nos puso como ejemplo el símil del atasco de tráfico. Cuando en la meditación nos vienen pensamientos y emociones que no podemos controlar, se produce el “atasco”; consejo: observar el atasco desde fuera.

Durante las enseñanzas del tercer día nos plantea dos cuestiones fundamentales: ¿por qué necesitamos meditar?, ¿por qué la necesidad de esa paz interior? Porque no tenemos suficiente con las cosas materiales; a mayor desarrollo tecnológico, menos tiempo tenemos y más estrés; es justo en ese momento cuando necesitamos algo más y se produce el punto de inflexión: ir hacia nuestro interior. Lo material es necesario, pero la paz interior no viene de ahí. Todos buscamos lo mismo, todos tenemos el mismo objetivo: la paz interior, la quietud, la felicidad…. Y los obstáculos son siempre los mismos, ahora y en el pasado.

A continuación nos habla de las nueve etapas de la meditación, centrándose principalmente en las tres primeras, y reiterando una vez más, que, con la práctica de esta técnica, alcanzamos la dicha, la claridad, la quietud y la paz interior que todos anhelamos.

Junto a estas enseñanzas, pudimos disfrutar también de algunas de las historias referentes a las vidas de grandes maestros, como la del rey de los yoguis, Milarepa.

Llegamos al horario de la tarde y entramos de lleno en las tres primeras etapas en que se centra este retiro de silencio.

De nuevo, nos plantea otra cuestión fundamental: ¿qué significa “meditación”? Es la herramienta que nos permite volver a nuestra fuente original. Hemos perdido el sendero y no sabemos volver; la meditación es el mapa que nos permite encontrar el sendero. Pero hay que usarlo, y hacerlo cada día. Sólo así conseguiremos calmar nuestra mente, estando en el “aquí y ahora”. Cuando nuestra mente alcanza el estado de quietud, emergen las cualidades naturales como la paz, el amor, la compasión, la claridad… (algo que deseamos todos, incluido los animales).

Como cierre de la sesión del día, el maestro nos recuerda la importancia de meditar con entusiasmo y no por obligación. Hemos de decir: “quiero, necesito meditar”; y no, “tengo que meditar”, así, no funciona.

Estamos en el último día, domingo 16 de abril, 6:50 am. Vuelve a sonar el Gong del maestro para la meditación de la mañana. Y como en todas las meditaciones, recitamos la plegaria de ”Los Cuatro Inconmensurables”.

Tras finalizar con la meditación en la respiración, Lama Khenpo nos da el permiso para romper el silencio, ahora ya podemos hablar. Lo primero que el maestro nos invita a decir es: “¡Gracias por todo!”.

Última práctica del retiro, y, como en todas las sesiones de meditación, recitamos los cantos escritos por el maestro Khenpo Ngedon: “Canto de empoderamiento” y “Canto recordatorio para auto-despertar”, los cuales nos han acompañado durante todo el retiro, y esperamos que también durante nuestra vida.

Para finalizar el retiro de silencio, cerramos la última sesión con preguntas y respuestas, en las que el maestro Khenpo volvió a dar muestras de su sabiduría y sentido del humor. Seguidamente, se hizo entrega de los certificados de asistencia a cada uno de los participantes del retiro, y, como cierre final, la esperada foto de grupo.

Son las 12:45 pm, suena por última vez la campana del comedor. El equipo de cocina vuelve a deleitarnos una vez más con un exquisito menú indio. En esta ocasión, los olores, sabores y colores, iban acompañados de risas y murmullos que se hacían extraños a nuestros oídos. El silencio, había dejado de ser protagonista.

Por último, queremos hacer mención a la colaboración de los asistentes en las labores de mantenimiento y limpieza del recinto, creando así un vínculo mayor entre los miembros de la organización y los participantes del retiro. Nuestro agradecimiento sincero a todos y cada uno de ellos.

 

Experiencia Retiro de Meditación en la Respiración 2017
5 (100%) 6 votos

Deja un comentario