Respirar con conciencia

facultad-02El pasado día 20 de noviembre tuvo lugar en el Salón de Actos de la Facultad de Psicología y de Ciencias de la Educación, una conferencia a cargo del Lama Khenpo Ngedön. El acto estuvo presidido por Juan José Leiva Olivencia y Francisco Guerrero López, ambos licenciados en Psicopedagogía y en Pedagogía y Profesores de Didáctica y Organización Escolar en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Málaga. Acompañaba en la mesa, haciendo de traductora de nuestro venerable maestro Khenpo, Mª José Marañón, miembro de la Asociación Amistas en Armonía. La conferencia titulaba: EDUCACIÓN Y AUTOGESTIÓN DE LAS EMOCIONES.

La cita a las 11:00h en el Salón de Actos donde se congregaron numerosos alumnos que atendían a las palabras de Khenpo Ngedön y las transcribían. Unos usando técnicas tradicionales tomando notas manuscritas y la gran mayoría, pulsando en el teclado de sus respectivos portátiles cada letra sin perder ni una sola de las palabras que componían la conferencia de nuestro maestro. En el aforo se podían distinguir a otras personas ajenas al alumnado e interesadas en el tema a tratar. Comenzó su discurso haciendo alusión a que “lo más importante en la vida, en el universo en general, es tener una vida pacífica y sana, ese es mi sueño”, dijo el Lama. En su opinión, esta vida pacífica se puede transmitir a la sociedad empezando por la vida del individuo, de forma progresiva, al resto de los que nos rodean y a continuación hacerlo extensivo al resto del universo. Relató que la educación es de suma importancia en cualquier campo y transmitió a los asistentes que, además, hay que ponerlo en práctica para poder llevarlo al plano de una vida sana. Hay que ser consciente de la educación que estamos recibiendo y tener esta responsabilidad para conseguir el único objetivo que no es otro que a través de esa responsabilidad, influir en nuestra sociedad y en quien nos rodea para proyectar en todos esa misma educación que hemos adquirido. De esta manera, recalcó a los alumnos, se perpetúa todo lo que aprendemos en nuestro crecimiento personal a través de la educación que recibimos. Habló de la importancia en nuestro desarrollo profesional haciendo alusión a que si somos conscientes de la importancia que toma la empatía, la compasión y la meditación, desarrollaremos mejor nuestra labor, vuestra labor añadió, y como consecuencia lograremos un trabajo mejor.

Para vosotros, como futuros educadores y psicólogos, es muy importante que consideréis estos tres pilares: La creatividad, la consciencia o mindfulness y la compasión o empatía. Y siguió su exposición añadiendo que la educación está muy en conexión con las emociones y éstas, con la salud. Tener una vida sana, según las palabras del maestro, significan poner en práctica varios pasos: Una mente sana. Una emoción sana. Un cuerpo físico sano. Una sociedad sana y pacífica. Estos cuatro factores están interconectados y se afectan unos a otros, amplió, pero el primero y fundamental es conseguir tener una mente sana y en paz, una mente en calma. Para conseguir esta estación de calma es importante practicar el mindfulness.

facultad-01Esta sociedad está en lucha constante contra el estrés y el miedo y esta controversia nos produce enfermedad. La gran responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros, a nivel individual, es contribuir en la construcción de un mundo en paz comenzando a trabajar en nuestros círculos más cercanos. Familia, amigos, compañeros de trabajo, y otros actores deben ser objetivos de nuestro ámbito de actuación procurando que se produzca el llamado `efecto dominó´. Desde el puro budismo cada ser posee el mismo potencial, explicaba Khenpo a la audiencia, y no tenemos ninguna diferencia. Todos tenemos el mismo potencial y también debemos tener el mismo objetivo. Y tenemos el mismo potencial porque nuestra esencia es la bondad y el amor, haciéndolo prolongable a todos los seres humanos. Agregó que, del mismo modo, todos tenemos el mismo objetivo que no es más que la felicidad y la búsqueda de la paz. El universo es la misma vida, decía mientras todos permanecían atentos a sus palabras que tan generosamente Mª José iba traduciendo, y todo lo que nos rodea toma importancia, de lo micro a lo macro, de lo individual a lo universal, del yo al universo hasta llegar a la sostenibilidad del planeta. Khempo iba articulando su discurso trenzando palabras que explicaban la importancia de los distintos niveles de conciencia que podíamos alcanzar trabajando nuestros sentidos. Mientras hablaba un murmullo de teclados sonaba de fondo y el resto permanecíamos atentos a sus palabras. Quizás algún clic, detonado tras el disparo de una cámara de foto, se unía al murmullo y al discurso, formando parte de un todo en esa mañana compartiendo enseñanzas donde uno de los mensajes principales iba dirigido a los alumnos: lo más importante es nuestro plano consciente, revelaba, y por eso es tan importante lo que somos capaces de aprender y de apreciar a través de ese plano consciente. Conoce y educa la conciencia a través de técnicas como el mindfulness, así es como podemos alcanzar la verdadera felicidad, planteaba.

Lama Khenpo Ngedön nos deleitó con una conferencia extraordinaria donde nos transmitió mensajes de suma importancia. Nos alentó a que tomáramos consciencia de nuestra respiración. Respirar con consciencia es una herramienta muy útil para conseguir una mente sana y es tan importante esta enseñanza porque hemos de tomarla como una medicina interior. La mente es aliento y las emociones se respiran y como consecuencia de ello, la respiración consciente es una medicina sana. Y tras instruirnos en otras cuestiones relacionadas con los seis niveles de consciencia asociadas a seis facultades que tienen que ver con el cuerpo físico: la forma, el sonido, el olor, el gusto, el tacto y la consciencia, seguía con sus enseñanzas. Todas ellas relacionadas con los distintos tipos de respiraciones y la relación que guardan con los chacras, con el cuerpo, con la mente y la salud.

Tras un par de horas de discurso se puso final a la charla y se animó a la audiencia a que formularan las preguntas que hubieran suscitado alguna duda en su argumento. Los asistentes participaron activamente y expusieron sus cuestiones dando paso a un diálogo fluido, interesante, donde se puso de manifiesto que encuentros como estos, donde la diferencia la pone el contenido del discurso y la maestría de quien los ofrece, debieran darse con más frecuencia. Al final, el agradecimiento de los profesores a todos los que hicieron posible que este encuentro se diera y al maestro Khenpo por su enriquecedora exposición, culminaron en un aplauso prolongado y hermoso, fotografías que inmortalizan el momento y que hacen visible la importancia del diálogo constructivo y las enseñanzas más profundas que tocan nuestra fibra más sensible: nuestra propia consciencia a través de las enseñanzas de quien posee la llave de la sabiduría.

Fotos y artículo: Maribel Torres.

Respirar con conciencia
Puntuar artículo

Deja un comentario

1 + dos =