Texto de sabiduría 69

Si miramos dentro de nosotros mismos, si observamos nuestra mente, veremos que es impermanente, y puesto que es cambiante tenemos la posibilidad de desarrollar todas sus cualidades. De hecho, si fuese permanente, no tendríamos la posibilidad de hacer nada, no podríamos trabajar con ella. Por lo tanto, si no utilizamos las condiciones favorables que ahora tenemos será el ego el que nos utilice a nosotros, el que nos engañe y el que nos genere problemas, que es lo que ha sucedido desde tiempo sin principio hasta ahora.

Deja un comentario

quince − once =