Texto de Sabiduría 73

Ahora tenemos este cuerpo humano que es como un hotel, donde un turista, que es la mente, viene a alojarse. Este turista no estará en este hotel para siempre ¡tenemos que comprender y aceptar esto porque es entender la impermanencia! Tenemos que saber esto antes de que suceda, antes de que nuestra mente se marche de aquí, antes de que el huésped se aleje de este cuerpo físico. Mientras estemos respirando, mientras esta maravillosa y mágica respiración esté con nosotros, debemos ser conscientes de las grandes cualidades de nuestra mente y utilizarla bien, ¡si lo hacemos, esto será una gran cosa, un gran paso!

Deja un comentario

5 − dos =