Texto de sabiduría 79

Por esta razón, una vez que comprendemos este sello, debemos intentar impedir, o tratar de escapar, de los fenómenos contaminados, pero ¿es posible poner fin a las emociones dolorosas? La respuesta es sí y no. Sí, porque son impermanentes y por tanto llegarán a su fin; y no, porque si no somos conscientes de esta impermanencia y si no utilizamos los métodos que permiten erradicarlas, no terminarán.

Deja un comentario

dos × 2 =